¿Cuánto te deberías gastar en una funda nórdica?

Las fundas nórdicas son artículos imprescindibles para equipar un dormitorio. Nos ayudarán tanto a poder dormir cómodamente por las noches, como a  darle al lugar un nuevo toque de sofisticación.

Existen tantos modelos en el mercado que no siempre sabemos bien lo que mirar a la hora de comprar una de ellas, por lo que solemos fijarnos únicamente en el precio. Sin embargo, esto es un error. Es complicado sugerir un precio en concreto para fundas nórdicas porque también tendremos que considerar algunos detalles como el tamaño, las características y, por supuesto, la calidad.

De nada sirve comprar una funda nórdica muy barata si luego, a la hora de utilizarla, su calidad deja mucho que desear.

Nos hemos basado en los productos de textil de la web llartextil.es para confeccionar una lista de consejos de todo lo que tienes y criterios que debes conocer a la hora de elegir una buena funda nórdica.

Aspectos importantes para elegir fundas y edredones nórdicos

Gramaje

Con este término hacemos referencia al grado de calor que el elemento textil nos puede llegar a dar. A mayor nivel de gramaje, mayor temperatura. Si vives en un municipio que sea muy frío, deberías elegir un nórdico con un gramaje superior a los 200 gramos. Sin embargo, por lo general, con 100 gramos tendría que bastar.

Estilo

Por supuesto, saber elegir un nórdico que se ajuste a nuestro estilo se considera algo vital. Podríamos darte toda una serie de consejos para que puedas elegir los mejores colores del momento. Sin embargo, esto es muy personal ya que realmente dependerá de tu habitación.

Te recomendamos que juegues un poco con los contrastes. Si, por ejemplo, tu habitación es mayormente de color blanca, quizá un nórdico que mezcle tonos blancos con tonos negros podría quedar estupendamente.

Relleno

Por supuesto, no se nos puede olvidar el relleno y, sobre todo, el material con el que este se ha confeccionado. En el caso de que el clima no sea muy frío, con un 30-40% de plumón podría bastarnos. Si fuera frío, tendremos que aumentar ese porcentaje.

¿Es reversible?

¿Sabías que existen algunos nórdicos que, con tan solo darles la vuelta, se adaptan tanto a las estaciones cálidas cómo a las más frías? Lo mejor de todo es que algunos modelos hasta cambian de color. Es la solución perfecta para poder tener un estilo para las distintas estaciones sin que hayamos tenido que gastarnos más dinero en una funda nórdica.

Siempre a tu estilo

Seguramente ya tendrás idealizado un estilo muy innovador para tu dormitorio y nosotros no queremos quitarte la ilusión. Solo queremos recordarte que es importante que todos los elementos de la habitación se puedan combinar entre sí. Si elegimos, por ejemplo, un nórdico que sea demasiado discordante, a la larga lo lamentaremos y tendremos que comprar otro.

Cómpralo en una tienda de calidad

Y para complementar todos los consejos anteriores, te recomendamos comprar la funda nórdica en una tienda que nos de confianza para poder evitar problemas luego.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies